Mahashivaratri – La gran noche de Shiva

Shivaratri es el día más especial de Shiva, y uno de los más auspiciosos del calendario hinduista. Para celebrarlo, cada año, aproximadamente en el mes de febrero o marzo, hacemos una pequeña ceremonia de ofrecimiento (Abhisheka) al Lingam, el objeto sagrado que simboliza a esta deidad.

El abhisheka es un acto de purificación para poder entrar en contacto con la deidad simbólicamente, con lo más puro; es algo muy útil en nuestro progreso en el camino, y a través de él podemos desarrollar la devoción, poder y confianza para conseguir experiencias o realizaciones profundas.

En esa festividad nos reunimos bajo la guía de Trascendencia Total para celebrar la noche más auspiciosa para conectar con la energía de Shiva, una de las deidades más importantes del panteón hinduista.

Como otros símbolos del camino espiritual, Mahashivaratri puede ser entendida desde varios niveles: por un lado Shiva representa nuestra esencia de consciencia pura, por lo que esa noche es especialmente favorable para conectar y reconocer nuestro ser más natural; por otro lado, también se conmemora el momento en el que uno de los aspectos de Shiva o Ser Supremo hizo muchos actos extraordinarios de beneficio para los seres. Por todo esto, cuando durante la noche de Shivaratri se llevan a cabo actos virtuosos para conectar con la esencia, como oraciones, súplicas, ofrendas, recitación de mantras, etc., se produce una gran purificación y reconocimiento de la consciencia.

¿Cuándo y cómo?

Este festival se celebra anualmente en la noche anterior y durante el día de luna nueva en el mes de Maagha del calendario hindú, que en nuestro calendario coincide con los meses de febrero o marzo.

Tiene una duración aproximada de 5 ó 6 horas y los preparativos comienzan por la mañana. Colaborar en esos preámbulos es una tarea muy auspiciosa y meritoria, pero si por tus circunstancias sólo puedes venir una vez comenzada la ceremonia, también eres bienvenido.

Ese día se recomienda hacer un ayuno parcial, tomando comida sáttvica: frutas, leche, yogur, arroz, etc., para que nuestro cuerpo permanezca lo más puro posible y favorezca la energía de bendición que se derrama durante la ceremonia.

¿Qué traer?

Es recomendable vestir ropa blanca, o blanca y roja. El lugar se acondiciona y prepara por si hace un poco de frío pero se aconseja ir bien abrigado así como traer una manta para cubrirse. También es necesaria una esterilla y cojín para sentarnos en el suelo y algo para apoyar el texto de la sadhana. Si tienes una campana de rituales puedes traerla para acompañar en cierto momento de la sadhana.

Se utiliza un texto de la sadhana, un libro que se ha preparado especialmente para ese día y el resto de pujas que se hagan a Shiva, y es necesario encargar previamente en la tienda. Los que ya tengáis el ejemplar de anteriores años (2015 ó 2016) podéis utilizarlo ya que se trata del mismo. 

Es muy auspicioso contribuir con las ofrendas tradicionales de flores, comida, etc., pero es especialmente útil la donación económica puesto que el ritual de la puja conlleva gran cantidad de ofrendas especiales que compramos y preparamos con antelación. Con este tipo de aportación se comparten los méritos con unión y regocijo. Ese día se invita además a todo el mundo a traer 3-4 tarros o tupper medianos para poder llevarse el prasad, que son las sustancias (leche, yogur, miel, gui, etc…) que han sido ofrecidas a Shiva y que contienen una energía especial de purificación y bendición. De esta manera nuestros seres queridos que no hayan podido asistir a la puja también podrán beneficiarse de la gracia de Shiva.

Se trata de una ceremonia muy especial, simbólica y llena de vida y energía.