Quienes somos

·        Quienes somos

La Asociación Mahasandhi, surge con la intención principal de crear un lugar donde poner a disposición de todo el mundo, diferentes caminos válidos con herramientas efectivas para todo tipo de personas, mentes y disposiciones, que ayuden a generar conciencia y conocimiento sobre nosotros mismos y el mundo que nos rodea. Siempre con el objetivo de ayudar a que puedan conseguir lo que realmente todos buscamos en nuestra vida: paz, felicidad y amor.

El proyecto comienza hace  siete años con la instalación de una gompa (templo budista) en donde poder practicar diferentes técnicas y métodos de caminos espirituales ancestrales como el budismo, el hinduismo o el cristianismo esotérico, cuyas filosofías son nuestros pilares de práctica.

La idea no es mezclar conceptos ni hacer un cóctel con todos ellos, sino sacar la esencia de cada uno, para poder transmitir que la meta última es la misma para todos ellos, pero que las formas de llegar pueden ser infinitas.

Por ello, nuestro proyecto no queda limitado a una gompa, sino que tiene planteado seguir creciendo poco a poco para ampliar todas estas posibilidades. Para ir descubriendo nuestras actividades, y nuestros futuros planes de beneficio, te invitamos a investigar y a navegar a lo largo y ancho de nuestra página web…

·        ¿Qué es el Dharma?

Entendiendo que hasta el momento el concepto de espiritualidad no ha sido bien interpretado en la sociedad en que vivimos, Mahasandhi pretende que este aspecto, tan importante en el ser humano, no quede lejos de nuestra comprensión. Con esa intención clara intenta acercar a occidente el verdadero significado de las enseñanzas orientales y ofrecer la posibilidad de que realmente podamos servirnos de ellas.

Lejos de lo que habitualmente entendemos como religión, el Dharma o la verdadera espiritualidad no persigue una meta inalcanzable, no es algo difícil ni extraño, no es una moda alternativa, ni pertenece a una minoría esotérica. No es algo rígido, ni con limitaciones. No se ciñe a unas reglas estrictas. No prohíbe, juzga ni descarta ninguna filosofía o camino. La verdadera espiritualidad es totalmente libre, y llega a cualquier persona en cualquier lugar. En realidad, es lo más cercano al hombre, pues su propósito es que vivamos y experimentemos el único objetivo de todo ser: la felicidad.